Seis consejos para elegir bien nuestra vivienda (y que sea segura)

¿Quieres más información? Nos ponemos en contacto contigo


consejos-elegir-vivienda-seguridad-esvision

La compraventa de vivienda creció en España casi un 9% en el mes de septiembre, según las estadísticas del Consejo General del Notariado. Los datos muestran que, en septiembre, se vendieron en nuestro país más de mil casas al día. A la hora de elegir la nuestra ¿qué debemos tener en cuenta?

Nuestra principal preocupación, según los estudios, es que la vivienda sea segura, seguida de que esté cerca de nuestro lugar de trabajo y que los materiales y calidades con que se ha construido la misma sean los adecuados. Para que no te equivoques cuando compres o alquiles una vivienda y no te lleves sorpresas desagradables una vez que has firmado el contrato, te damos seis claves que te ayudarán a escoger la mejor opción.

  1. Que la comunidad de propietarios haya instalado videovigilancia: la mejor forma de saber si tu nueva vivienda será segura es comprobar que en el bloque haya videovigilancia y que esté contratada con una empresa homologada en seguridad y Central Receptora de Alarmas propia. Antes de decidirte, pregunta por estas cuestiones al agente inmobiliario o propietario del piso que vayas a comprar o alquilar.
  2. Que exista un sistema eficaz de control de accesos: junto con la instalación de cámaras, que el edificio disponga de un control de accesos mediante tarjeta tanto para las zonas comunes de ocio (si las hay) como para los garajes e incluso la puerta principal supone una tranquilidad, ya que tenemos la certeza de que no se harán copias indiscriminadas de las llaves y que, en caso de pérdida o robo de la tarjeta, nadie podrá utilizarla para entrar en la comunidad en la que vamos a vivir.
  3. Que su situación jurídica sea óptima: una vez solventadas las dudas con respecto a la seguridad, es importante tener en cuenta otros aspectos, como que el piso esté libre de cargas fiscales y que su situación jurídica sea la adecuada tanto para comprarlo como para alquilarlo. De este modo evitaremos problemas posteriores con la compra o tener que hacer frente a cargos económicos que no nos correspondan.
  4. Que el precio se corresponda con la calidad del inmueble: los acabados, los materiales utilizados, la distribución del piso, los sistemas de calefacción, el aislamiento, si tiene muebles o no y de qué calidad son los mismos, incluso la decoración y el nivel de detalle en este sentido influyen en el precio. A la hora de dar el sí, piensa en todo ello para valorar si lo que piden por él está acorde con lo que realmente vale. Si necesitas ayuda, pide la opinión experta de un profesional independiente.
  5. Que la localización se adecue a tu vida: comprar o alquilar una vivienda es un paso importante y que debemos meditar bien, ya que dependiendo de nuestros planes puede ser para un largo periodo de tiempo (e incluso para toda la vida en el caso de una compra). Por eso, además de ver las calidades del mismo, si nos gusta su diseño y distribución y que la finca esté enclavada en una zona que nos llame la atención, también debemos mirar que la localización del inmueble esté, por ejemplo, cerca de nuestro trabajo o que ofrezca los servicios que demandamos (como un colegio cercano, si tenemos niños). Date varias vueltas por el barrio, en diferentes momentos, para comprobar si efectivamente es lo que buscas.
  6. Que las instalaciones y convivencia que ofrece la comunidad sean acordes a tu ritmo de vida: finalmente, aunque no menos importante para tomar la decisión con respecto a un piso, es buena idea valorar si los servicios que ofrece la comunidad, el ambiente en el vecindario y en el propio bloque y la sensación general que nos da el inmueble según su organización y dotación se adaptan a nuestro ritmo de vida. Piensa seriamente en qué es lo que estás buscando y determina si el piso que estás viendo lo tiene o no antes de dar el sí. Si tienes un coche y en la zona no hay aparcamiento, valora que el piso lo tenga. Si tienes niños y quieres que jueguen seguros, ten en cuenta que es mejor que las zonas de ocio estén dentro de la comunidad y bien protegidas mediante un control de accesos. Examina todos los detalles.

Hacer una lista con lo que esperas de una vivienda es una buena fórmula para luego ir comparando cada uno de los inmuebles que veas con tu piso ideal y determinar cuál se acerca más. En tu lista, la seguridad en el bloque debe estar en un lugar preponderante.

En ESV velamos por la seguridad en las comunidades de propietarios. Por eso, ponemos a disposición de tu edificio nuestro producto estrella para comunidades: ESVisión, un completo sistema de Vigilancia Inteligente para Comunidades. Consúltanos. Estudiaremos las necesidades de tu comunidad para darte soluciones personalizadas.

En ESV, “tu tranquilidad es nuestro compromiso”.