Hemos sufrido actos vandálicos en las zonas comunes exteriores de la comunidad. ¿Qué podemos hacer?

¿Quieres más información? Nos ponemos en contacto contigo


“La semana pasada nos levantamos con una pintada enorme en la puerta del garaje comunitario” explica Pablo Alcalá, presidente de comunidad de propietarios en una calle céntrica de Madrid. Unos días antes “habíamos visto que habían hecho pintadas en los muros de los edificios cercanos, también en las papeleras de la calle y por los bancos de la acera” prosigue. “No nos preocupamos de verdad hasta que no vimos las pintadas en el pasillo de entrada del bloque, por dentro” precisa.

Fue en ese momento cuando los vecinos se reunieron de urgencia para determinar qué podían hacer para combatir el vandalismo que parece haberse instalado en su barrio en estos días. “Siempre hemos estado muy tranquilos porque en esta zona apenas habíamos visto ni pintadas, ni mobiliario roto ni nada. Y mucho menos dentro del edificio. Las pintadas por fuera son una cosa pero dentro… eso ya nos preocupa más. En la reunión que mantuvimos nos dimos cuenta de que apenas sabíamos nada de qué se puede hacer cuando sufres vandalismo” reconoce Alcalá.

Para que en tu comunidad no suceda lo mismo, hoy te explicamos qué debes hacer en caso de que tu bloque esté siendo víctima de actos vandálicos. La prevención y disuasión mediante cámaras de vigilancia es la solución principal, pero además se debe sancionar a los culpables. Éste es el paso a paso a seguir.

  1. Reunir todas las pruebas posibles para determinar la autoría: al igual que indicamos cuando hablamos de robos en la comunidad, para determinar la autoría de pintadas, desperfectos y daños en las zonas comunes interiores y exteriores de la comunidad, la mejor solución es instalar videovigilancia. Cualquier actividad delictiva que se produzca en el inmueble quedará de este modo registrada en las grabaciones, que podrán ser visionadas por las fuerzas y cuerpos de seguridad a fin de descubrir de quién es obra. De este modo se evitan además acusaciones sin base, suspicacias y problemas de rumores entre los vecinos, pues existirá una prueba clara del autor de los hechos.
  2. Revisar la legislación municipal vigente al respecto: si estamos sufriendo actos vandálicos en la comunidad, nos conviene también estar al día de la legislación vigente al respecto en nuestro municipio. Casi todos los ayuntamientos regulan este tipo de comportamientos mediante ordenanzas sancionadoras que buscan acabar con ellos. Sobre todo a la hora de denunciar, conocer la norma de antemano hará que sepamos a qué debemos atenernos y qué se puede hacer legalmente contra los vándalos.
  3. Acudir a la autoridad competente: en ocasiones, cuando encontramos alguna pintada en la comunidad o nos han roto una papelera, los propietarios del inmueble hacen frente a los gastos de limpieza y reparación y no se da parte a las autoridades. Sin embargo, sobre todo si el problema es recurrente, es buena idea pedir asesoramiento a las fuerzas y cuerpos de seguridad, así como que extremen la vigilancia en nuestra zona, para tener más posibilidades de coger a los autores con las manos en la masa. La videovigilancia en estos casos refuerza la actuación policial y sirve como prueba.
  4. Formalizar la denuncia de los hechos: una vez que tengamos evidencias suficientes (y como decíamos más arriba, sobre todo si la situación es reiterada), debemos plantear en la comunidad la necesidad de denunciar. En este caso, disponer de las grabaciones de las cámaras será de suma utilidad ante la resolución del asunto.
  5. Sancionar en consecuencia (en caso de que los autores sean vecinos): si los autores no son vecinos, la autoridad competente se encargará de establecer las sanciones una vez se hayan probado los hechos. En el caso de que, además, los autores sí residan en el bloque, desde la comunidad de propietarios procedería aplicar el reglamento interno y sancionar a quienes hayan causado daños y desperfectos conforme a la gravedad de los hechos y a lo que marquen las normas de la comunidad en esta materia.
  6. Tomar medidas preventivas para evitar que vuelva a suceder: una comunidad de propietarios que no cuenta con ningún sistema de vigilancia es más susceptible de constituirse como blanco de todo tipo de acciones ilícitas, ya que carece del elemento disuasorio que aporta la videovigilancia. Para evitar que en tu comunidad de propietarios las pintadas y desperfectos en el mobiliario estén a la orden del día, plantea la contratación de cámaras de seguridad. Recuerda que, en la mayoría de los casos, la disuasión es más importante que la sanción post daño.

En ESV velamos por la seguridad en las comunidades de propietarios. Por eso, ponemos a disposición de tu edificio nuestro producto estrella para comunidades: ESVisión, un completo sistema de Vigilancia Inteligente para Comunidades que cuenta con videovigilancia de zonas específicas, entre otros servicios útiles y muy beneficiosos para mejorar la seguridad. Consúltanos. Estudiaremos las necesidades de tu comunidad para darte soluciones personalizadas.

En ESV, “tu tranquilidad es nuestro compromiso”.